Un poco de historia: la primera lección

Si bien el detonante fundamental del Proyecto Martadero fue el  II Conart, en el año 2004, bien se puede decir que éste se gestó a partir del vacío percibido por un grupo de artistas que buscaban darle al arte contemporáneo un espacio de proyección desde el cual difundirse hacia la sociedad cochabambina en particular y boliviana en general, una que veía en ese entonces percibía este enfoque artístico con mucho recelo.

Podemos detectar las semillas del proyecto en iniciativas tales como “El ojo piensa”,  así como en los acontecimientos que rodearon a la versión del concurso 14 de septiembre del 2001 cuando por primera vez en la historia de este evento anual se formó un jurado que  compartía los criterios del arte contemporáneo y que también hallaba que era necesario introducir nuevos actores y nuevas posibilidades de expresión artística más allá de la acuarela y la pintura tradicionales. Así, las obras seleccionadas para ingresar a la muestra fueron aquellas que compartían el enfoque del arte contemporáneo, lo que supuso la introducción de nuevos actores dentro de lo que constituía (y aún lo hace) un evento en el cual predominaba la escuela tradicional académica de la acuarela y el óleo, generalmente figurativo.  Su fallo – declarar desierto el gran premio -generó un agitado debate y controversia entre los actores que acostumbraban poblar el escenario local de la plástica. Esto derivó en varias publicaciones en contra del premio de ese año así como otras que lo defendían. Finalmente, se organizó un debate abierto que permitiera al jurado dar voz a sus criterios y al público a expresar sus opiniones acerca de los mismos, compuesto por artistas que optaban por las manifestaciones artísticas tradicionales académicas, por un lado, y curadores, críticos de arte y personas particulares que abogaban por una renovación en el arte y el concurso en cuestión. A partir de este debate, la alcaldía municipal vio que era necesario que el arte contemporáneo tuviera su propio espacio, creándose así el I Conart al año siguiente, una convocatoria que, más que repetir la experiencia del 14 de septiembre del 2001, buscó aprender y poner en práctica lo aprendido de éste.

El evento se llevó a cabo con mucho éxito y sirvió como punto de proyección nacional e internacional para talentos nuevos, como ser Joaquín Sánchez, quien ganó el premio Conart 1 con su obra Tejidos. De esta manera, se validó el enfoque contemporáneo y no sólo se abrió la puerta para la segunda versión de este evento, que amplió su alcance para incluir la participación de artistas invitados de  nueve países del exterior (GARCÍA BARROS 2009), sino que se sentó la piedra fundamental para el Proyecto mARTadero.

De esta experiencia, extraigo dos lecciones sumamente difíciles pero no imposibles, que dependen no tanto de la disponibilidad de recursos materiales o económicos, sino recursos simbólicos y sociales. La primera lección se refiere a la validación, proceso referido no sólo a la evaluación y comprobación de la veracidad de un fenómeno, sino también a la demostración de su validez, su relevancia para responder a necesidades sentidas y a los vacíos percibidos.  En una siguiente oportunidad, exploraremos con mayor detalle el proceso de validación que llevó a la creación del Proyecto mARTadero, considerando a los actores involucrados y las fuerzas que intervinieron en el mismo.

Bibliografía utilizada:

Proyecto mARTadero: Un Espacio Ejemplar de Gestión Cultural, Fernando José García Barros. Eds. FAUTAPO y Fundación Imagen. 2009

Anuncios

~ por politicasculturalesblog en 23 octubre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: