Taller FUNDECYD para el desarrollo de una política cultural boliviana

El 27 de octubre, la Fundación de Desarrollo para las Culturas y el Diálogo (FUNDECYD), o organizó un taller para la reflexión acerca de una política cultural boliviana. El evento contó con la participación de más de 70 personas que representaban a distintas instituciones de promoción y gestión del país, incluyendo el mARTadero, el Ministerio de Culturas, gobiernos municipales de distintos departamentos, la cámara de teatro, representantes de la agregaduría de Dinamarca y Holanda, etc., con la intención de motivar la discusión y el intercambio de opiniones y propuestas de protagonistas del medio de una legislación en el marco de la actual Constitución Política del Estado.

Desarrollo del Taller
El taller estuvo organizado en tres partes: la primera, que contó con la moderación de María del Carmen Rocabado, se dedicó a la presentación de distintas ponencias de especialistas, entre las cuales la más importante sería Avances de la legislación Cultural en Bolivia, a cargo del Dr. Marvin Molina, Director General de Asuntos Jurídicos y representantes del Ministerio de Culturas. Esta ponencia serviría de base para las actividades programadas en la segunda parte del evento: mesas de trabajo dedicadas a la reflexión acerca de esta ponencia y la presentación de contribuciones y sugerencias para un trabajo posterior. La última parte de este evento se debía dedicar a la puesta en común de los resultados de las mesas de trabajo.

Las otras ponencias presentadas fueron:

  • Sugerencias de contenidos de la ley de culturas, a cargo del Dr. Fernando Cajías
  • Estado y sociedad: las disyuntivas en políticas culturales, a cargo del Dr. Ramiro Molina
  • Exposición de un abogado especialista en legislación cultural, Dr. Marco Antonio Salgado

El evento se inició cambiando con el orden establecido de las presentaciones, comenzando con la ponencia del Dr. Salgado que explicó, en primer lugar, que las iniciativas legislativas pueden ser tomadas por

  • asambleístas en cada cámara
  • el órgano ejecutivo
  • el tribunal supremo
  • los gobiernos autónomos y, finalmente,
  • los mismos ciudadanos.

Continuó explicando a grandes rasgos el formato que se debe seguir para elaborar un proyecto de ley. En general, la ponencia sirvió para dar una introducción al proceso legislativo que debe conocer todo agente que desee hacer lobby en el ámbito legislativo.

La siguiente exposición estuvo a cargo de Ramiro Molina. El expositor hizo énfasis en la necesidad de una legislación cultural para evitar que la cultura quede en control del mercado o de agentes poderosos con intereses de lucro propio, que conlleva el riesgo de la desaparición aquellas culturas no atractivas (i.e. no rentables). Explicó que en la actualidad la idea de cultura, que es de por sí mercurial, ahora debe ampliarse para incluir lo plurinacional y multicultural, pero que estos conceptos, a su vez, también deben aceptar lo externo y lo nuevo. Asimismo, habló acerca de la necesidad de hallar un equilibrio entre lo plurinacional, lo autónomo y lo unitario. También expuso acerca de la oposición entre lo hegemónico versus lo plural.
La tercera exposición no estuvo incluida en el programa original. Estuvo a cargo de un representante del Viceministerio de Interculturalidad, quien propuso se revise la declaracion de la cumbre de Tiquipaya, Bolivia. La última exposición estuvo a cargo del Dr. Fernando Cajías, quien tenía una propuesta interesante acerca de los contenidos que debe incluir una legislación cultural para Bolivia. Fue durante esta intervención en que un invitado del ministerio que no asistió en calidad representativa dijo que ya existía un borrador de proyecto de ley, hecho que causó sorpresa entre muchos quienes asistieron.

Si bien todos los expositores contribuyeron bastante a la reflexión sobre una legislación cultural, creemos que las ponencias del Dr. Salgado y del Dr. Cajías se distinguieron ya que permitieron elucidar una idea acerca del formato, contenido y proceso que debe de seguirse e incluirse en la gestación de una ley de cultura. La exposición del Dr. Salgado constituye en un aporte sumamente valioso para gestar un lobby a favor de esta legislación y la del Dr. Cajías en una guía de contenido.

Otro resultado fundamental del evento fue la puesta en evidencia de la falta de una definición común de cultura. Si bien es un término que se maneja en las leyes bolivianas, no se afirma un derecho a la cultura, aunque muchos piensan que sí se lo hace de manera indirecta, por asociación a la educación. Parece que el concepto de cultura en las leyes bolivianas se toma como un supuesto. Creemos que es importante ahondar en esto a partir de una investigación de análisis de los textos que se fundan en el concepto de cultura, para extraer una definición operativa. Se podría realizar un análisis a partir de las dimensiones explícitas e implícitas del uso de este concepto y proponemos como base incluir el decreto 27 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
Fue notorio, durante el taller, que los participantes del mismo manejan en distintos grados nuevos conceptos que enriquecen la noción de cultura, tales como interculturalidad, pluralidad, monismo cultural, diversidad, hegemonía. Resulta de importancia recuperar estos conceptos para la elaboración de la sección de definiciones incluida en el formato de de proyectos de ley. También creemos que es importante ahondar en el concepto de “descolonización”, que se maneja frecuentemente pero al parecer sin tener una figura clara acerca de lo que es este proceso. Además, se percibió que es importante, incluir la noción de lo contemporáneo dentro de cualquier proyecto de ley y evento de esta naturaleza, para no limitar la concepción de cultura a la tradición y el folclore, sino también incluir y activar los impulsos de innovación y diálogo con la cultura global.
El evento se constituyó en una suerte de microcosmos social donde se evidenciaron problemáticas y tensiones en el campo de la cultura, especialmente en lo referido a sentimientos regionales, específicamente en lo referido a lo que nuestros compañeros del oriente perciben como andinocentrismo. Fue notoria también la preocupación de parte de la mayoría de los invitados en lo que se refiere a la actualización de la ley de protección de derechos de autor.

Aplaudimos la iniciativa tomada por FUNDECYD para la gestión de una política cultural boliviana, pues fue una instancia valiosa que sirvió para establecer un contacto precioso entre distintos representantes del universo de gestores y actores culturales de nuestro país, a partir del cual esperamos haya otras iniciativas al respecto.

Anuncios

~ por politicasculturalesblog en 31 octubre, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: