Sostengamos una red de iniciativas de políticas culturales en Bolivia

¿Podremos hacerlo?

Tal vez se pueda escribir en romance. En realidad siempre se lo hace y los artículos culturales, precisan, certeramente, de su buen romance, advirtiendo su noble cualidad. Qué más se puede pedir –entonando a la vez cierta mesura y pretensión ecuánime al realzar la mirada crítica y dubitante– si, efectivamente, cuando se despliegan propuestas consolidadas con cierto rumor aclamado de inspiración se advierten posturas pulidas y redondeadas, a veces, en poses geométricas intocables. Entonces, la opinión versa por sí misma y se hace inaudible cuando el bullicio sólo se entona en reclamo o aplauso generalizado. La dinámica cultural se despliega como por encanto paseándose entre imprecisiones: más aún advertidas cuando los planes de los gobiernos públicos en materia cultural corresponden más a intenciones y visiones personales que a consideraciones de planificación concertada o articulación institucional común entre diferentes sectores.

Es necesario ir más allá de las definiciones, que por cierto se hacen insostenibles y no por ello no necesarias en tiempos de aclamación del proceso de cambio, para precisar un escenario que beneficie a los distintos sectores culturales en convivencia con la conjunción sostenida de sus interpelantes: la ciudadanía en sus distintos matices; para ya poder esgrimir con voz sostenida impulsos y apuestas valederas y sostenibles por la creación intelectual y artística, la propensión de lo estético hacia marcos de equidad y justicia social con miradas que sigan remozando y abriendo grietas y resquicios de supuración de heridas coloniales aún encubiertas.

©Proyecto mARtadero. Performing life maldita jakeca

La discusión se hace necesaria: Pluralidad de voces dispersas y encaminadas por distintas rutas en proyectos de gestión cultural, que perviven gracias a la iniciativa social y /o particular, precisan de advertir la dialéctica articulación con instituciones públicas que, tras su reguardo del campo jurídico-institucional, fundan el marco de ciudadanía y velan por la garantía del despliegue amplio: ¿de todos?, ¿desde todos?, ¿para todos?

Quizás como en cierta quimera la conjunción de artistas contemporáneos detonó un espacio otrora sacrificial, en una apuesta para permitir un certero impulso por la celebración de la creación y la expresión artística; la articulación por la manifestación y establecimiento de redes en materia de políticas culturales (concertadas, necesarias y pertinentes, distributivas de equidad económica y reconocimiento social, sostenibles y perfectibles en el tiempo) ayuden a los sectores involucrados del campo artístico y cultural apostar –arriesgar– por bases sólidas de actuación y ejercicio de iniciativa ciudadana para su reconocimiento, validación y articulación.

Si está interesado en articular una red de iniciativas de políticas culturales en Bolivia, la fundación Imagen lo invita a suscribirse pinchando aquí.

Anuncios

~ por politicasculturalesblog en 24 enero, 2011.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: