Mediación concertada: Una mirada de gestión cultural desde los Consejos Departamentales de Cultura

Una de las vetas importantes de construcción participativa y diversa en la institucionalización del campo cultural ha sido, precisamente, el aporte que ha brindado el actual gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia, al conformar, apoyar y legislar los Consejos de Culturas (los nueve departamentales y el, matriz, plurinacional), con la advertencia de posibilitar la articulación social y territorializada del sector en la planificación y gestión artístico-cultural del país. Advirtiendo los cursos de gestión cultural públicos, presentamos la entrevista editada a William Aguilar Pérez, anterior Jefe de la  Unidad de Coordinación de los Consejos Departamentales de Culturas del Ministerio de Culturas del Estado Plurinacional de Bolivia.[1]

“Institucionalizar la gestión cultural significa darle la verdadera magnitud e importancia a la cultura”

Fundación Imagen (FI): En torno a la consolidación de esta Unidad de Coordinación de los Consejos Departamentales de Culturas de Bolivia, he entendido que se suscitó un proceso de desconocimiento de las jornadas culturales y de la consolidación de los  Consejos Departamentales de Culturas; en este sentido cuál fue su labor para poder ratificar, reconocer, legitimar la actual conformación de esta Unidad.

William Aguilar Pérez (WAP): Esta Unidad ha sufrido quizás los mismos avatares y los mismos problemas que los Consejos Departamentales de Culturas (CDC), porque si bien el 2009 es creada, no estaba incorporada –si vale el término– en la estructura y en el organigrama del Ministerio de Culturas[…] Es el 2009, en el 2º Encuentro de los CDC, realizado en la ciudad de Cochabamba, que se decide iniciar una lucha porque la unidad de coordinación no dependa del Viceministerio de Descolonización, sino dependa directamente del gabinete del Ministro/a de Culturas. Porque los CDC en su estructura de diez mesas, abarcarían no sólo a los temas de descolonización –que son importantísimos por cierto– sino también a las otras manifestaciones artísticas y sobre todo al tema de la interculturalidad; que es uno de los puntales: tenemos actualmente un Viceministerio de Interculturalidad.

[FI]: Sin embargo, ¿su consolidación parecería aún no estar garantizada?

[WAP]: Al interior del Ministerio de Culturas, existen miradas muy claras con relación a las autoridades, que de pronto en una gestión pueden dar más prioridad al tema del patrimonio, en otras al tema de la interculturalidad o a la promoción y difusión de las artes; mucho depende del ministro, de la ministra que tenga las funciones. Pero lo que sí podemos recalcar que en el programa del MAS, de gobierno, con el cual llega el hermano Evo Morales el 2010, se tiene una figura importante donde se señala que los consejos han jugado un papel importantísimo [para] la creación de Ministerio de Culturas pero por sobre todas las cosas que el gobierno del hermano Evo Morales está promoviendo los CDC y también el Consejo Plurinacional; entonces por lógica consecuencia este es un mandato político que debería cumplirse al interior del ministerio. […] Indudablemente existe un desgaste, son tres años que tienen los consejos y con la debilidad –que la comentamos con muchos hermanos y hermanas– que los consejeros realizan una labor ad honorem e indudablemente es muy difícil poder generar acciones culturales cuando  no se tiene el presupuesto correspondiente.

[FI]: En torno a la función de la creación de los CDC que establece el Decreto Supremo Nº 0064, se sostiene tres funciones básicas para su desenvolvimiento: la función de participación, de control y de proposición…

[WAP]: De generar iniciativas y proyectos culturales… Este es el nudo fundamental. Se cambia la lógica de la planificación. Normalmente la planificación dentro de la Ley de Participación Popular partía de necesidades y demandas y hasta cierto punto sólo se establecía el control social, pero sobre cierto monto de dinero. En este caso es por primera vez que se está planteando una nueva forma de planificación, una planificación mancomunada, participativa y que exige corresponsabilidad entre la sociedad plural y el gobierno, tanto nacional como los gobiernos departamentales, municipales.

[FI]: ¿Están en condiciones los CDC para realizar esta labor?

[WAP]: El trabajo mancomunado de los consejos es con las gobernaciones, indudablemente a través de direcciones de cultura –en algunos casos serán las secretarías o en otras las gobernaciones, donde todavía es el área de cultura–. La pelea también es importante: institucionalizar la gestión cultural significa darle la verdadera magnitud e importancia a la cultura. No puede ser posible que estemos planteando una revolución cultural en este proceso de cambio y tengamos solamente una unidad, digamos, en una gobernación. […] Pero para indicar: ¿Están en condiciones o no están en condiciones los consejos? El estado situacional de los CDC indica mucha debilidad en términos de legitimidad y de representatividad; ha habido un desgaste en estos tres años donde los consejeros ya han perdido cierto grado de legitimidad y representatividad. [Hay que añadir] dos cosas fundamentales: se debe incorporar la mirada territorial, es decir, incorporar a los municipios, incorporar a los pueblos indígenas o territorios indígenas, sin desmerecer también la incorporación de los sectores urbanos interculturales que son artistas, gestores, animadores, de todo; pero también incorporar a los actores: las instituciones públicas y también a las instituciones privadas […] y todas sus experiencias tienen que unirse y los consejos tienen que ser capaz de aglutinar a todas estas expresiones y experiencias culturales.

[FI]: Algo que me decía Juan Argandoña[2], sostenía que había dificultad de poder incidir tanto en la Gobernación como en la Oficialía Superior de Cultura de la Alcaldía.

[WAP]: Quiero ser optimista, de que sea porque los consejos no tienen la fuerza suficiente para ser representativos. Pero también veo con mucha preocupación, que la mayor parte de las autoridades culturales le tienen temor a la palabra participación y control social. Es así, no es fácil poder cumplir con el mandato político y el mandato social que tienen. La nueva organización del ejecutivo plantea que se debe promover la participación y el control social en todas las instancias de gobierno: gobierno nacional, gobierno departamental; pero de la letra muerta que está en la Constitución Política del Estado (CPE), en la Ley Marco de Autonomías y en la nueva estructura organizativa del ejecutivo a cumplirse, todavía pasa por temas de concientización para las mismas autoridades.

Pablo Forero. "Horizonte desarticulado". Obra presentada al concurso Bice Bugati 2010

[FI]: Por otro lado, ya entrando en temas conceptuales, ¿cuál sería el marco definitorio dentro del Ministerio de Culturas que estarían trabajando sobre el concepto de cultura?

[WAP]: Sí, es muy importante, porque este tema ha salido a relucir cuando aquí en el Ministerio se ha empezado a elaborar el Plan Estratégico Institucional (PEI). Este PEI tiene que fijar necesariamente en torno a qué concepto de cultura se está moviendo. […] Entonces ya podemos destacar que hay necesidad de tener un norte claro. Indudablemente en cada gestión existen algunas inclinaciones que son naturales, se tienen que priorizar algunos sectores; pero no veo que se tenga que segmentar, digamos, la mirada cultural. […] Hay necesidad de superar [esta fragmentación]: Ver a la cultura solamente como mirada del arte –es la primera cosa fundamental que con esta nueva forma de ver la gestión cultural se está iniciando–; segundo, dejar de ver a la cultura sólo como los pueblos indígenas; y tercero, dejar de ver a la cultura sólo como folklore o patrimonio: hay necesidad de integrar todas estas miradas en una sola y tener una mirada holística, integral, integradora…

[FI]: En cuanto a legislación cultural, la ley de culturas que se está proponiendo, tras el borrador que existe…

[WAP]: Un pedido, una demanda de los CDC es poder iniciar el proceso de construcción colectiva de la ley marco de culturas y tenemos como uno de nuestros objetivos asumirlo en términos de poder impulsar –si vale el término– la ley marco de culturas, entonces para eso es que se ha fijado que debemos impulsar la generación de espacios institucionales de encuentro, diálogo y planificación cultural. Y la construcción colectiva de la ley marco es un espacio de encuentro, diálogo y planificación cultural. […] Estamos acostumbrados a que se proponga un borrador de ley elaborado en gabinete y ese borrador es corregido, aumentado o afinado, entonces a mí me parece que es muy importante hacer lo otro, que dice la CPE.

[FI]: ¿Y el plazo para esto?

[WAP]: No existe plazo. Porque no se olviden que la figura de la construcción colectiva de las leyes está en el Art. 242[3], de participación y control social, y esa figura jurídica no está vigente en la actual legislación.

[FI]: Otras propuestas en materia de legislación cultural que se hayan suscitado.

[WAP]: La ley de patrimonio cultural que se viene desarrollando con el Viceministerio de interculturalidad y la ley de turismo que una consultora se ha hecho cargo y ya ha estado presentando. […] Tengo entendido que la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia convocó a una reunión que estaba impulsando la Ley marco de culturas, después no nos hemos vuelto a enterar.

[FI]: Para la gestación de algunas otras propuestas en políticas culturales, por ejemplo se piensa desde la Fundación Imagen-el proyecto mARTadero en socializar la idea de los Puntos de cultura. ¿Podría existir su viabilidad antes de que termine el consenso de la Ley marco de culturas?

[WAP]: Sí, una de las políticas culturales que está en el Plan Nacional de Desarrollo se refiere a los fondos concursables, pero el problema es que en nuestro plan estratégico institucional [esto] no figura, es muy importante volver a retomar esto a través de los CDC. […] Es muy importante recalcar que se tiene la figura bien clara en los programas de fomento a las iniciativas artísticas y culturales a través de fondos concursables pero que lamentablemente en este momento, nuevamente, están siendo discutidos, porque la Ley Marco de Autonomías fija atribuciones y competencias bien diferentes, entonces la idea de descentralizar y territorializar la gestión cultural implica que iniciativas que tengan impacto en competencia regional, tendrán que ver con los gobiernos departamentales; iniciativas macro que tengan que ver con impacto nacional, con todos los nueve departamentos tendrán que ser apoyadas por el ministerio de culturas.

Notas


[1] Entrevista realizada en su despacho, el 31 de enero de 2011 por Marco Antonio Marín G., para la Fundación Imagen – Proyecto mARTadero·Vivero de las Artes.

William Aguilar Pérez fue delegado por los Consejos Departamentales de Culturas para asumir al cargo y cesó en sus funciones a mediados del mes de marzo de 2011; entendiéndose la reestructuración que se suscitó al interior del Ministerio de Culturas tras la asunción de su nueva titular, Elizabeth Salguero Carrillo.

[2] Cfr. Infra. Entrevista hecha a Juan Argandoña, bajo el título: Participación concertada y control cultural: Los Consejos Departamentales de Culturas.

[3] El Artículo reza: “La participación y el control social implica, además de las previsiones establecidas en la Constitución y la ley: 1. Participar en la formulación de las políticas de Estado. 2. Apoyar al Órgano Legislativo en la construcción colectiva de las leyes. 3. Desarrollar el control social en todos los niveles del gobierno y las entidades territoriales autónomas, autárquicas, descentralizadas y desconcentradas. 4. Generar un manejo transparente de la información y del uso de los recursos en todos los espacios de la gestión pública. La información solicitada por el control social no podrá denegarse, y será entregada de manera completa, veraz, adecuada y oportuna. 5. Formular informes que fundamenten la solicitud de la revocatoria de mandato, de acuerdo al procedimiento establecido en la Constitución y la Ley. 6. Conocer y pronunciarse sobre los informes de gestión de los órganos y funciones del Estado. 7. Coordinar la planificación y control con los órganos y funciones del Estado. 8. Denunciar ante las instituciones correspondientes para la investigación y procesamiento, en los casos que se considere conveniente. 9. Colaborar en los procedimientos de observación pública para la designación de los cargos que correspondan. 10. Apoyar al órgano electoral en transparentar las postulaciones de los candidatos para los cargos públicos que correspondan”.

Anuncios

~ por politicasculturalesblog en 6 abril, 2011.

Una respuesta to “Mediación concertada: Una mirada de gestión cultural desde los Consejos Departamentales de Cultura”

  1. Gracias por el artículo de hoy, me gustarían que investiguen el trabajo que hicimos hace años junto a Don Franklin Anaya, el actual Senador Adolfo Mendoza, mi persona y otros que ya no recuerdo en el Directorio Impulsor de la Autonomía de la Casa de laS CulturaS acá en Cochabamba. Sugiero con todo respeto, claro está, que entrevisten al senador Mendoza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: